Guía de supervivencia útil para trabajadores remotos

La gente piensa diferente sobre el trabajo remoto, es un tema que divide opiniones. Para algunos, es altamente productivo, liberador y óptimo para alcanzar un equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Para otros, el hecho de trabajar desde un estudio o desde la cocina, trae incertidumbre y preocupación sobre los aspectos prácticos y sociales. Cuando una persona es productiva, otra puede caer en la procrastinación.

Si de repente te encontrás trabajando de forma remota, ¿cómo podés asegurarte de estar al tanto de todo? Estos son algunos consejos técnicos y de bienestar para mantenerse feliz y productivo cuando se trabaja desde casa.

Todos somos diferentes. Si sos nuevo en el trabajo a distancia, seguramente recibirás muchos consejos sobre lo que funciona mejor. Desde el tipo de teclado para usar hasta la máquina de café que necesitarás en tu hogar. Muchos consejos no necesariamente se ajusten a tu situación específica. Preparate para decidir lo que más te convenga y elegí los tips que más contribuyan a tu productividad y bienestar.

Esto es trabajo

Trabajar a distancia no es igual a: "no trabajar." Tenés la misma carga de trabajo, y las mismas personas siguen dependiendo de vos. Y aún se te evalúa en los resultados de tu desempeño. El trabajo remoto solo significa que es más probable que tengas que estrujar el tiempo cuando, por ejemplo, estés escribiendo una presentación.

Para algunos, esto es fácil. Simplemente bajan la cabeza y siguen adelante, en cualquier lugar. Incluso en una mesa en una cafetería, siempre que el café sea bueno. Para otros, la falta de una oficina real es una desventaja. Necesitan una estrategia y hábitos que les hagan sentir que están en el trabajo para que puedan mantener su enfoque.

Esa estrategia puede incluir levantarse y vestirse con su mejor vestimenta de negocios y ponerse a "trabajar" a la misma hora todos los días. El "trabajo" en realidad podría ser una computadora portátil y un teléfono inteligente en la mesa de la cocina, pero lo tratan con la misma seriedad y preparación que lo harían con una oficina normal.

Otros trabajadores remotos pasarán felizmente el día de trabajo en ropa de dormir o con una camiseta muy gastada y pantalones cómodos. Pueden parecer desaliñados, pero no tendrán problemas, para hacer sus entregas como profesionales en la oficina.

Como dije al principio, todos somos diferentes.

Pájaro madrugador vs. búho nocturno

Si hablás con una docena de trabajadores remotos sobre sus rutinas de trabajo, probablemente solo uno te dirá que trabaja de nueve a cinco. Eso no quiere decir que los demás no estén haciendo un turno completo, simplemente eligen las horas de trabajo que más les convengan. Su agenda nunca estará completamente a su disposición, ya que las reuniones y la colaboración podrían dictar su horario en gran medida, pero la mayoría de los trabajadores remotos encuentran posible obtener un poco de flexibilidad adicional en sus rutinas de trabajo para adaptarse a sus estilos de vida y personalidades.

Algunos trabajadores remotos disfrutan de un comienzo muy temprano, se sientan en sus escritorios al amanecer y trabajan dos o tal vez tres horas antes del desayuno. Otros podrían llegar más tarde a sus escritorios, pero continuarán trabajando cuando llegue la noche. Esta es una de las grandes ventajas del teletrabajo. Tu horario profesional puede coincidir mejor no solo con tu estilo de vida, sino también con tu reloj biológico, lo que te permite trabajar cuando te siente mejor.

Mantenete organizado, permanecé disciplinado

No importa qué tipo de persona seas - un madrugador o un ave nocturna - las rutinas son importantes. Mantené un horario, trabajá con las listas de tareas pendientes y permanecé organizado. Sé disciplinado. No permitas que amigos y familiares asuman que trabajar desde casa significa no trabajar. Esta puede ser una de las partes más desafiantes del trabajo a distancia: explicar a las personas a tu alrededor que, aunque estás en casa, no estás disponible para una charla y un café. Del mismo modo, sé firme si se te pide que lleves a un miembro de la familia a algún lugar en auto, aunque estés en casa y no lejos en una oficina distante. Claro, podés ser un poco más flexible cuando trabajes a distancia, pero si permitís que otros aprovechen esa flexibilidad, tu productividad podría verse afectada.

La postergación no es un problema exclusivo de los trabajadores remotos. Los que realizan sus tareas en la oficina tienen a la máquina expendedora o la cafetera para ayudarles a evitar sus próximas tareas. Pero no hay que negar que el trabajo desde casa puede proporcionar una gran cantidad de oportunidades para la estrategia de evitar el trabajo. Siempre hay una heladera que necesita una limpieza profunda o la búsqueda online sin fin de una lámpara de escritorio perfecto.

Una buena estrategia para lidiar con la procrastinación es una lista de tareas, particularmente si está cronometrada. Sé claro sobre lo que necesitás hacer y cuándo. Sé realista, no estúpidamente optimista, que sólo te estresará cuando no puedas cumplir con expectativas poco realistas.

Si sabés que estás inclinado a dilatar tus obligaciones, definitivamente usá una lista de tareas cronometrada. Aliviá el dolor recompensándote con un descanso para tomar café mientras marcás puntualmente las tareas de la lista.

Evitá distracciones cerrando sesión en plataformas de redes sociales personales y desactivando las notificaciones en tu teléfono. Mantené el televisor apagado y sintonizá la radio, o incluso usá un reproductor de música. ¡Pero asegurate de desactivarlos para videollamadas!

¿Estás sentado cómodamente?

A algunas personas les gusta trabajar informalmente con una tablet en un café, mientras que a otras les gusta replicar su entorno de oficina dentro de su casa. Sea lo que sea que prefieras, el lugar donde se trabaja es importante, y hacerlo bien es una gran parte de sobrevivir al trabajo remoto.

Si el trabajo remoto significa que trabajes regularmente desde tu propia casa, entonces la configuración de una estación de trabajo permanente es una buena idea - si el espacio lo permite. Por ejemplo, es poco probable que quizás tengas una habitación que puedas dedicar exclusivamente al trabajo. Si el espacio es una prima para usted, tratá de al menos establecerte donde no hay distracciones. Ubicarte en el sofá junto a tus hijos mientras ven dibujos animados en la televisión no será la mejor manera de centrarse en esa presentación que necesitás terminar. Tal vez un rincón en el dormitorio se puede utilizar durante el día; los amantes del café seguro trabajen felizmente en la mesa de la cocina. Tener un lugar tranquilo para trabajar es especialmente importante si tenés que hacer muchas videollamadas.

Cualquiera sea la opción de asiento que elijas, vale la pena prestar atención a tu postura. Se piensa mucho en la ergonomía de una oficina moderna en un esfuerzo por asegurarse de que todos se sientan cómodos en el trabajo. Tenés que pensar con la misma atención sobre tu comodidad mientras trabajás desde casa. También es importante obtener la ergonomía adecuada para tu espacio de trabajo. Ajustá tu pantalla a la altura correcta y usá una buena silla de oficina con soporte lumbar adecuado y un buen rango de ajuste.

Conectándose

Tu departamento de IT está configurado para permitir que te conectes a la red segura de tu empresa y mantener sus datos seguros, mientras te brinda acceso a un conjunto de herramientas generalmente basadas en la nube. Afortunadamente, conectarse de forma remota, segura y confiable a tu red corporativa no tiene que ser complicado. La tecnología de trabajo móvil ahora es tan madura que acceder a la red y aplicaciones corporativas suele ser fácil.

Una red privada virtual, o VPN, será tu herramienta de primera línea para crear una conexión segura a los sistemas y datos corporativos. Una VPN es fácil de usar, y es segura y confiable. Simplemente conectá tu computadora al servicio de Internet y luego conectate a la VPN de tu empresa, típicamente usando algún tipo de autenticación fuerte. Una vez conectado, tenés acceso a las mismas herramientas y datos que utilizás en la oficina.

El acceso a los sistemas corporativos también puede estar disponible a través de tablets o teléfonos móviles, ya que las organizaciones trabajan para asegurar que se pueda acceder a las herramientas más utilizadas desde sistemas operativos móviles.

Recordá las conexiones personales

Conectarse a la red es una parte intrínseca de tu trabajo, pero conectarse con la gente también es vital. Los trabajadores a distancia deben colaborar con sus equipos para asegurar que el trabajo se haga, pero también para mantener viva la conexión humana.

Hoy en día, hay una variedad de aplicaciones de colaboración que nos ayudan a trabajar juntos, como el chat web, la videoconferencia y el intercambio de documentos. Incluso existen soluciones que reúnen estas herramientas y aplicaciones para proporcionar una conectividad perfecta y una experiencia de colaboración dentro de los equipos. Sin embargo, incluso con estas sofisticadas herramientas de colaboración, levantar el teléfono para una llamada de voz aún tiene un gran valor. A veces, un problema que no se pudo resolver con una gran cantidad de correos electrónicos se soluciona en unos minutos en una llamada telefónica de persona a persona.

Tomar un descanso

Es fácil ser sedentario cuando se trabaja desde casa, y podrías encontrarte sentado en un lugar durante horas y horas. Tomate descansos regulares y convertilos en parte de tu rutina. Salí a caminar o incluso a andar en bicicleta, en la medida de lo posible. Cambiá tu entorno y acelerá el flujo sanguíneo.

No solo tu cuerpo necesita un cambio de marcha regular, sino también tus ojos. Mantener tu enfoque fijo en una pantalla durante largos períodos sin descansar o cambiar puede causar fatiga visual e incluso dolores de cabeza. Es una buena práctica cambiar regularmente tu enfoque mirando más allá de su pantalla. Quizás mirar por la ventana durante la clase no es un mal hábito, como afirman los maestros. Tu rutina diaria también debe incluir un tiempo de desconexión. Establecé el tuyo, apagando las herramientas a tiempo siempre que sea posible, para evitar desdibujar la línea entre el tiempo profesional y privado. De lo contrario, todavía podrías estar respondiendo correos electrónicos y trabajando en esa presentación hasta muy tarde en la noche.

Relajate y disfrutá de tu trabajo

Independientemente del tipo de trabajador remoto que seas, es importante encontrar lo que más te convenga y te permita entrar en la rutina de trabajar fuera de la oficina.

El entorno en el que trabajes, la tecnología que uses, la gente con la que interactúes, el horario que mantengas - todos impactarán en tu productividad y bienestar. Si conseguís todos los elementos adecuados, podrás relajarte y disfrutar de tu experiencia de trabajo a distancia.

Glenn Le Santo
Glenn Le Santo

Editor en Jefe, Internacional, en Orange Business Services. Soy el responsable del sitio web internacional y de los blogs en inglés de Orange Business Services. En mi tiempo libre, soy literalmente capitán de mi propio barco, pasando mi tiempo en los maravillosos ríos y canales de Inglaterra.